¿Qué creemos?

 

 

 
1. Creemos con una fe perfecta, que el Creador, bendito sea su Nombre, es el Dío vivo, verdadero,  eterno y único. Que Él ha creado a través de su palabra y su ruaj (espíritu de santidad), el cielo y la tierra, todas las cosas visibles e invisibles, y todo es de Él, por Él y para Él.
2. Creemos con una fe perfecta, que el Creador, bendito sea su Nombre, no es corporal, que no podemos visualizarlo a Él por los sentidos corporales, y que no hay nada parecido a Él.
3. Creemos con una fe perfecta, que el Creador, bendito sea su Nombre, ha hecho un pacto con nuestro padre, Abraham, para ser su Dío y el de sus hijos, y para darle a él y a su descendencia la tierra de Canaán por una herencia eterna, y que el signo de su alianza es la circuncisión de la carne, un signo de una alianza eterna.
4. Creemos con una fe perfecta, que el Creador, bendito sea su Nombre, de acuerdo a su promesa, sacó a los hijos de Israel de Egipto con mano fuerte a través de Moisés, su escogido, y nos ordenó que santificáramos el Sábado y las Fiestas, como una ley eterna. Fiestas contenidas en la Torá, es decir, la voluntad del Eterno para todos aquellos que quieran ser parte de su pueblo. Creemos por tanto que la Torá no puede ser invalidad derogada o sustituida por otro libro o tratado religioso.
5. Creemos con una fe perfecta, que el Creador, bendito sea su Nombre, levantó profetas en medio de nosotros, entre nuestros hermanos, y que todas sus palabras son verdaderas, y ni una de estas palabras se quedarán sin cumplir.
6. Creemos con una fe perfecta, que el Creador, bendito sea su Nombre, le juró a David, hijo de Isaí, de Belén, que haría su nombre grande, y que su trono y su reino perdurarían por los siglos de los siglos.
7. Creemos con una fe perfecta, que el Creador, bendito sea su Nombre, recompensa a los que observan la Torá y sus mandamientos y castiga a los que los transgreden.
8. Creemos, con una perfecta fe, que el Creador, bendito sea su Nombre, en su infinita misericordia, ha levantado en la casa de David su siervo, una trompeta de salvación, el Justo, el Salvador, el Mesías y que él reina sobre la casa de Jacob para siempre, y Su  reino no tendrá fin.
9. Creemos, con una perfecta fe, que de acuerdo a la voluntad del Creador, nuestro Mesías, Yeshúa, fue perseguido y crucificado, que Él derramó su vida hasta la muerte por nuestra salvación y que resucitó de los muertos conforme a lo profetizado.
10. Creemos con una perfecta fe, que de acuerdo con el consejo del Creador, nuestros antepasados endurecieron sus corazones y rechazaron al Mesías, y que esto fue permitido para provocar los celos de otras naciones, para traer la salvación al mundo entero, que también los gentiles pudieran creer en nuestro Mesías a través de la predicación de sus mensajeros de la paz, los cuales rechazamos y se fueron de entre nosotros, de modo que todo el mundo estuviese lleno de la gloria del Señor, y que él pudiera ser el Rey de toda la tierra.
11. Creemos con una perfecta fe, que cuando le plazca a nuestro Padre celestial, habrá una resurrección de los muertos.
12. Creemos con una perfecta fe, en el regreso del Mesías y por más tiempo que tarde, esperaremos su venida cada día.