INICIO

Mezuza

¡Baruj Aba! (Bienvenidos)

 

Esta es la página de la Comunidad Shema Sefarad. Muchas gracias por el tiempo dedicado a visitarnos.

Permítanos presentarnos:

Los miembros de esta Comunidad somos descendientes de los judíos obligados a convertirse al catolicismo a lo largo de siglos. Nombres como, conversos, cripto-judíos, cristianos nuevos, marranos o alboraícos, se nos han aplicado. Unas veces de forma despectiva, otras para constatar el hecho de nuestra herencia y nuestro pasado. Nuestra historia ha llenado cientos de páginas y nuestras desgracias han sido el eje conductor de cientos o miles de novelas y documentales. Somos la semilla de aquellos sefardíes que no se marcharon, somos los descendientes de los cientos de miles que se quedaron en el momento de la expulsión. No podemos olvidar el hecho de que se quedó en España el doble de los que se fueron. No vamos a entrar en este momento en describir el por qué de su decisión. Lo cierto e indiscutible es que más de 800.000 judíos decidieron quedarse aceptando (sinceramente o aparentemente) la fe católica.

Desde luego que muchísimos de nuestros antepasados siguieron practicando la fe de nuestros padres, y muchos de ellos sufrieron por tales actos de intrepidez. Hoy, cinco siglos después, y transcurridas 30 generaciones, hemos regresado a la fe de Abraham, Yisaac y Yacob.

Mucho se conoce de las vicisitudes de nuestros hermanos que marcharon hacia Portugal, lo que hoy es Marruecos, Los Países bajos, Turquía o los Balcanes, pero muy poco se conoce de nuestra historia. Muchos hacen referencia a nosotros, pero pocos se atreven a definirnos. No saben las persecuciones que hemos sufrido, no saben de los miedos que pasaron nuestros padres cada viernes a la tarde para no ser descubiertos celebrando el shabbat. Durante siglos fuimos “gente sin oficio ni beneficio”, españoles a los que se avisaba “que tiraban de la manta” para descubrirlos antes las autoridades.

Con todos estos antecedentes históricos y familiares, nos sentimos con el derecho y “obligación” de retornar, de recuperar nuestra historia y nuestra cultura. Creemos que tenemos pleno derechos a volver por el camino que nos corresponde, aunque ni la oficialidad cristiana ni judía nos entienda. Tenemos suficientes argumentos de peso (aparte de los espirituales) para definirnos como judíos.

Esperamos que la información contenida en este sencillo medio, le sea de ayuda en sus inquietudes, o a lo menos, contribuyamos a enriquecer su conocimiento.

Nuevamente,

¡Baruj aba!, Bienvenido.