¿No habéis pensado alguna vez cuál es la fórmula para tener éxito en la vida? ¿Qué es lo secundario y qué lo importante? ¡Es muy importante saber! Saber lo que debemos de hacer, saber lo que necesitamos de verdad, saber lo que le agrada al Eterno (1ª Samuel 15:22)

Quiero meditar en uno de los pasajes más impactantes y dramáticos de nuestra historia. Leamos 1ª Samuel 16.

¿Hasta cuándo lamentarás por Saúl? (conocimiento y aceptación de la voluntad divina) El Profeta fue enviado a Bethléhem,.. ungirás a quien yo te diga! Vio a Eliab y pensó: su ungido está delante de Adonay. Verso 7: Y Adonay contestó “No mires su aspecto, ni lo grande de su estatura, porque lo he rechazado, porque yo no miro como mira el hombre, porque el hombre mira lo que hay ante sus ojos, pero el Eterno mira el corazón”.

Abinadab: tampoco a éste ha elegido. Samá: tampoco a éste ha elegido.Hizo desfilar a los 7, y la respuesta fue la misma: Adonay no ha elegido a estos.

Pero cuando vio a David, que estaba cuidando el rebaño. Esto es lo que se veía de él: rubio, ojos vivaces, gallardo. Y Adonay lo eligió. ¿Por ser rubio, joven, músico?

Veremos por qué fue así

Tendremos que conocer el relato del capítulo 17: La Batalla del Valle de Ela. De las tropas de los filisteos salía un gigante que los retaba durante 40 días.

17:11 “se acobardaron y tuvieron mucho temor”

17:24 “huían de él aterrorizados”

17:32 “No desfallezca el corazón de ningún hombre por causa de él. Tu siervo irá y peleará contra ese filisteo”

 Y él era un muchacho, pero tenía lo necesario: Conocimiento y destreza.

Conocimiento: La pregunta de quién ese es filisteo incircunciso para que afrente a los escuadrones de Dios Viviente, denota conocimiento.

Conocimiento de quiénes eran ellos, de quién era él y a quién le pertenecían. También tenía bien identificado a sus enemigos, las situaciones y lo que se estaban jugando en aquella batalla crucial en el Valle de Ela.

Destreza: Tenía destreza (habilidad), él mismo relata cómo en varias ocasiones se enfrentó a osos y leones. Tenía las capacidades, la habilidad para enfrentarse a ellos y matarlos. De tal manera que cuando le hablan al rey de él, le definen como hombre valiente y de guerra (combativo, gallardo, bizarro).

Y esto nos habla de lo importante que es tener la apariencia de lo que somos, no por nosotros, sino por los demás. Pero ningunas de estas constituye la característica más importante de David, ese muchacho pastor, amante la música y de aspecto diferente (era rubio).

Lo más importante de David era su actitud

¿Pero qué es la actitud?

Actitud es una palabra que proviene del latín “Actitudo“. Se trata de una capacidad propia de los seres humanos con la que enfrentan el mundo y las circunstancias que se les podrían presentar en la vida real. La actitud de una persona frente a una vicisitud marca la diferencia, pues, cuando algo inesperado sucede no todos tienen la misma respuesta, por lo que la actitud nos demuestra la capacidad del hombre de superar o afrontar cierta situación.

No eres grande por el conocimiento, no eres grande por la habilidad. Lo cierto es que puedes tener estas dos cualidades en gran medida y no servir para nada.

Eres grande por tu manera de ser. Alguien dijo: “todas las personas fantásticas tienen una forma de ser fantástica”

¿Tenía el ejército de Israel conocimiento? si ¿tenía habilidades? si ¿Qué le faltaba para salir airoso de la batalla?: Actitud

¡La actitud lo es todo!

Si analizamos la forma de ser de las personas que fueron escogidas o utilizadas por el Eterno, lo fueron por su actitud.

¿hay una actitud judía? Sí El judío se siente agradecido por su elección, por formar parte del pueblo del Eterno. Respeta al Dío y se esfuerza por cumplir su voluntad.

Vivimos una vida sin identificar lo que en verdad es importante. Vivimos una vida frenética: frenética sin ir a ningún lado. Malgastamos nuestra vida sin hacer nada válido de verdad, productivo de verdad. Hay cosas y situaciones, y cosas y situaciones importantes, y no son lo mismo. Y David supo estar en todas, sea con los rebaños o en la batalla.

Y en cada cosa que nos surja en la vida, la actitud es determinante.

Cada instante de nuestra vida estamos tomando decisiones en base a nuestra actitud.